El cáncer de pulmón consiste en que un grupo de células que conforman alguno de estos órganos comienza a multiplicarse de manera particular y sin respetar el orden normal de la reproducción celular pulmonar.

 

Los pulmones están formados por distintas estructuras. Cada una de ellas puede dar origen a un determinado tumor. Los médicos pueden ofrecer una forma de tratamiento para cada uno de ellos.
Los pulmones están formados por distintas estructuras. Cada una de ellas puede dar origen a un determinado tumor. Los médicos pueden ofrecer una forma de tratamiento para cada uno de ellos.

 

Hay varios tipos de células conformando los pulmones. Dentro de ellas tenemos:

– Células alveolares (llamados Neumocitos, de los cuales existen 2 tipos diferentes)

– Células musculares.

– Células linfocitarias.

– Células cartilaginosas.

– Macrófagos.

– Células epiteliales.

– Células del sistema neuroendocrino.

 

Cualquiera de estas células puede dar origen a un tumor de pulmón. Y en ocasiones, algunos de los tumores adquiere comportamiento maligno, es decir, la capacidad de viajar desde los pulmones hacia órganos distantes y producir las metástasis que ponen en riesgo la vida de las personas.

 

De esta manera, existen tumores derivados de las células alveolares, musculares, linfáticas, neuroendocrinas, etc, y cada uno de ellos tiene un comportamiento particular.

 

Los médicos pueden determinar que existe un tumor maligno en el pulmón cuando nos examinan y evalúan con exámenes de sangre y sobretodo imágenes de nuestros pulmones (como por ejemplo con las radiografías y tomografías de tórax). Pero para poder determinar cuál tipo de célula es la que ha originado al tumor será necesaria la toma de una muestra del mismo tumor con el procedimiento llamado “Biopsia”.

 

En las radiografías y tomografías es posible ver el tumor en los pulmones. Pero serán necesarios más exámenes para saber qué tipo de célula ha formado el tumor y con eso determinar cuál será la mejor forma de tratarlo.
En las radiografías y tomografías es posible ver el tumor en los pulmones. Pero serán necesarios más exámenes para saber qué tipo de célula ha formado el tumor y con eso determinar cuál será la mejor forma de tratarlo.

 

Hoy existen varias formas para la toma de la biopsia de los pulmones. Nuestro médico evaluará cuál de todas será la que más convenga de acuerdo a cada caso.

Algunas de las técnicas que nuestros especialistas tienen para tomar la biopsia son:

 

– Biopsia Pulmonar con aguja o llamada también biopsia pulmonar percutánea: ·El cirujano introducirá a través de la piel una aguja y la dirigirá hacia la zona del tumor, la cual punzará para tomar un pedazo de tejido que se mandará al patólogo.

– Biopsia pulmonar endoscópica: Es la que se toma utilizando el procedimiento endoscópico de la broncofibroscopía. El médico introduce una fina cámara de vídeo hacia el interior de los bronquios y se dirigirá al interior de los pulmones, ubicando la zona donde se deposita el tumor.

– Biopsia pulmonar abierta: En ella, el cirujano realizará una incisión en el tórax, abriendo la caja torácica y exponiendo el pulmón hacia el exterior. Una vez realizado esto, procede a la toma de la muestra y el envío posterior al laboratorio.

 

Introduciendo una aguja a través de la piel del tórax los médicos pueden tomar una biopsia del pulmón en  la zona donde está el tumor y descubrir el tipo de células que constituyen el cáncer.
Introduciendo una aguja a través de la piel del tórax los médicos pueden tomar una biopsia del pulmón en la zona donde está el tumor y descubrir el tipo de células que constituyen el cáncer.

 

También es posible llegar a la zona del tumor a través del procedimiento llamado "Broncofibroscopía". En manos del especialista es un proceso bastante seguro.
También es posible llegar a la zona del tumor a través del procedimiento llamado “Broncofibroscopía”. En manos del especialista es un proceso bastante seguro.

 

 

Cualquiera de estos tipos de biopsia pueden conllevar riesgos debido a que se trata de procedimientos invasivos, que abrirán estructuras del cuerpo que normalmente están selladas, pero que es necesario pues hasta la fecha no existe una manera distinta de conocer el tipo de célula que ha ocasionado el tumor.

Siempre deben ser realizados por especialistas de modo de minimizar los riesgos para las personas.

En ocasiones, luego de la biopsia que el cirujano mandará al Patólogo para que éste realice el análisis correspondiente, será necesario utilizar un conjunto de exámenes patológicos especiales conocidos como “Tinciones de inmunohistoquímica”. Con éstas coloraciones que se realizan en las muestras de biopsia tomadas (ya no en el cuerpo del paciente) es mejor la distinción entre cada uno de los tipos celulares.

 

Con toda esta información, los médicos pueden determinar el tipo exacto de célula que ocasionó el tumor y pueden diseñar el mejor modelo de tratamiento para cada persona.

 

Luego de que se toma la biopsia, el Médico Patólogo examina con su microscopio la muestra y nos dirá el tipo de célula que conforma el tumor. De esta manera, el médico oncólogo nos dará la mejor alternativa para comenzar la recuperación. En la foto se aprecia las células de Adenocarcinoma de pulmón, un tumor bastante frecuente en nuestra población.
Luego de que se toma la biopsia, el Médico Patólogo examina con su microscopio la muestra y nos dirá el tipo de célula que conforma el tumor. De esta manera, el médico oncólogo nos dará la mejor alternativa para comenzar la recuperación. En la foto se aprecia las células de Adenocarcinoma de pulmón, un tumor bastante frecuente en nuestra población.

 

Hoy existen muchas alternativas para ofrecer a los pacientes con cáncer de pulmón. Son terapias nuevas, poco tóxicas y muy bien toleradas.

 

Hay que mantener siempre la esperanza de conseguir la mejoría buscada. Mantengamos un buen nivel de comunicación con nuestro equipo médico y nuestro apoyo familiar.

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *