Conocemos como “Piel” a una estructura delgada que envuelve la totalidad del cuerpo, y que permite la interacción del organismo con el medio ambiente. Desarrolla funciones como la protección de los órganos y estructuras internas hasta la producción de importantes hormonas para el funcionamiento normal del cuerpo.

 

La piel es mucho más que la membrana que envuelve al cuerpo. Importantes hormonas son sintetizadas aquí  para la defensa de nuestro organismo.
La piel es mucho más que la membrana que envuelve al cuerpo. Importantes hormonas son sintetizadas aquí para la defensa de nuestro organismo.

 

 

ESTRUCTURA DE LA PIEL:

 

Las tres grandes capas de la piel son la epidermis, dermis y la hipodermis.
Las tres grandes capas de la piel son la epidermis, dermis y la hipodermis.

 

 

La piel está formada por varias capas. Cada una de ellas tiene una serie de componentes que permiten que cumpla sus funciones de manera adecuada. Te las describimos a continuación:

 

1. EPIDERMIS:

Es la parte más externa de la piel, la que entra en contacto con el medio ambiente directamente.

Está en constante renovación pues sufre el desgaste del roce continuo con el medio externo.

En la epidermis podemos ver también varias capas:

– EL ESTRATO GERMINAL O “BASAL”: Es el que se encuentra en la base de toda la epidermis. A partir de este, se producen las células que formarán parte de las demás capas, ubicadas en los estratos más superiores. En ella se ubican los “Melanocitos”, que son las células que proveen del pigmento a la piel. Tener muchos melanocitos generarán una piel más pigmentada. Pocos de ellos ocasionarán una piel más clara. También se encuentran componentes conocidos como Células de Merkel, las mismas que tienen la función de colaborar en la sensación del tacto fino, como la que tenemos en las puntas de los dedos y en los labios.

– EL ESTRATO ESPINOSO: Es el que se ubica por encima del anterior. Contiene un grupo de células conocidas como células de Langerhans. Estas tienen un papel importante dentro del sistema inmunológico del ser humano,

– EL ESTRATO GRANULOSO: En esta capa las células llamadas “Queratinocitos” pierden sus núcleos, mientras que sus citoplasmas aparecen llenos de gránulos (de allí deriva el nombre del estrato). Proveen de una capa protectora de lípidos (grasas) a la epidermis.

– EL ESTRATO LÚCIDO: Se encuentra sólo a nivel de las palmas de las manos y las plantas de los pies. Debido a esta razón la piel de estas partes del cuerpo es la más gruesa, ya que tienen 5 capas en lugar de 4.

– EL ESTRATO CÓRNEO: Es la capa más externa de todas. Entra en contacto directo con el exterior del cuerpo. Casi todas las funciones de barrera de la piel se deben a su presencia. Está formada por todos los queratinocitos que llegan aquí, ya sin núcleo.

 

Cada estrato de la epidermis tiene funciones específicas.Algunas zonas del cuerpo tienen mayor grosor que otras debido a un mayor número de capas.
Cada estrato de la epidermis tiene funciones específicas.Algunas zonas del cuerpo tienen mayor grosor que otras debido a un mayor número de capas.

 

2. LA DERMIS:

 

Es la parte que se extiende por debajo de la epidermis. Permite que ésta tenga una base sobre la cual apoyarse, ofreciéndole además, nutrición, soporte elástico y resistencia, además de proveerla de anexos que permitan su protección y elasticidad.

 

También en la dermis apreciamos una subdivisión en 2 capas:

– La región papilar: Formada principalmente de tejido conectivo (areolar). Toma este nombre debido a que se organiza a manera de “papilas” que se introducen hacia la epidermis, aumentando y reforzando su unión a la epidermis. Dentro de esta región se encuentran algunos corpúsculos (llamados “De Meissner”) que colaboran en la sensación superficial y suave (por ejemplo, el sentir nuestra ropa sobre la piel).

 

– La región reticular: Descansa bajo la zona papilar y se caracteriza por estar formada por una cantidad alta, densa, de tejido conectivo en cantidades mayores a la anterior. Su nombre se debe justamente debido a la cantidad de fibras reticulares, de colágeno y elásticas que la conforman y que le permiten ofrecer fuerza y elasticidad. Dentro de esta región se encuentran las bases de los folículos pilosos, las uñas, las glándulas sebáceas, sudoríparas, así como también de los vasos sanguíneos (vénulas y arteriolas) que llevan oxígeno y nutrientes a todos los componentes de la piel.

 

La dermis es importante por ser el origen de los vasos nutricios para este órgano. Además da lugar a los anexos, importantes formas de defensa del cuerpo.
La dermis es importante por ser el origen de los vasos nutricios para este órgano. Además da lugar a los anexos dérmicos, importantes formas de defensa del cuerpo.

 

 

FUNCIONES DE LA PIEL

 

Fundamentalmente cumple la labor de Barrera Protectora. Esto lo hace frente a todos los agentes externos: Microbios, radiación ultravioleta y diversos compuestos químicos.

También cumple funciones de defensa inmunológica pues contiene células del sistema inmune celular y humoral.

Función antimicrobiana, a través de la presencia de un medio ligeramente ácido, capaz de disuadir a varios microorganismos patógenos.

De la misma manera cumple una función hidratante, pues gracias a la disposición de los lípidos (ácidos grasos) del estrato córneo, puede evitar la pérdida de grandes cantidades de agua del cuerpo. Para cuando el cuerpo, por el contrario, requiere de la disminución de su temperatura corporal (por cuadros como la fiebre en algunas infecciones), la piel puede permitir la evacuación de grandes cantidades de líquido a través de sus poros, de modo que se consiga la regulación correcta de la temperatura.

La pigmentación de la piel se cumple gracias a la presencia de los melanocitos de la epidermis, con lo que aumenta nuestra resistencia frente a los rayos ultravioletas del sol, haciendo más difícil la aparición de cáncer en la piel.

 

Distintos niveles de pigmentación nos ofrecen diferentes variedades de protección frente a diversos factores.
Distintos niveles de pigmentación nos ofrecen diferentes variedades de protección frente a diversos factores.

 

 

Como puedes ver, es un gran órgano, capaz de cumplir variedad de funciones, todas ellas importantes para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo.

 

En ocasiones, algunos de los componentes de la piel pueden adquirir enfermedades de distintos tipos. Las más comunes son las infecciones, traumatismos e inflamaciones de varios orígenes. Aunque últimamente estamos siendo testigos del aumento de enfermedades malignas que se originan de componentes de la propia piel.

 

Puedes seguir informándote acerca de este órgano y sus afecciones en los siguientes enlaces:

 

 

¡Que tengas un gran día!

 

 

Déjanos un comentario

avatar